Logo

4803 - Cuerpo erotizado y violencia simbólica

Históricamente las religiones han impuesto censura a la visibilidad del cuerpo y más aun, a la posibilidad de erotizarlo; en la religión católica que es la dominante en Latinoamérica, la tecnología del pecado denominada así por Michel Foucault (2001), condensa los esfuerzos de una sociedad para ejercer el control social de los cuerpos. El consumo cultural de los cuerpos femeninos sensualizados promueven la fragmentación corporal que deviene en la violencia de género.

El erotismo para Morin (2003) es la relación entre la mente y el sexo, desborda las partes genitales, se apodera del cuerpo que deviene todo entero excitante, perturbador, apetitoso, emocionante, provocador, exaltador, y puede sublimar aquello que, fuera de la lubricidad, parece inmundo. De tal suerte que el Eros, “que nunca ha conocido ley”, transgrede reglas, convenciones, prohibiciones. La mente perturbada por el sexo y perturbándolo (en la cabeza-a-cola psique-falo) se erotiza. El Eros va a proyectarse y expandirse por todas partes, incluidos los éxtasis religiosos; va a extraviarse en los fetichismos. La atracción erótica deviene fuente de complejidad humana, desencadenando encuentros improbables entre clases, razas, enemigos, amos y esclavos. “El eros irriga mil redes subterráneas presentes e invisibles en cualquier sociedad, suscita miradas de fantasmas que se levantan en cada mente. Opera la simbiosis entre la llamada del sexo, que procede de las profundidades de la especie, y la llamada del alma que busca adorar” (Morin 2003, 45). La erotización del cuerpo guarda relación con la erotización de la vida. Poner energía libidinal a los objetos de manera inconsciente es lo que se denominó catexis . La catexis enseña la cantidad y forma, de afecto con el que libidinizamos los objetos: humanos, materiales, todos objetos con los que nos identificamos, consciente e inconscientemente en la realidad exterior. Es la manera como nos sujetamos a la vida, nuestros pretextos para vivir, tienen que ver con los objetos que libidinizamos, con los “objetos de catexis” (Serrano, et al 2010). De tal suerte que habrá que cuestionarse ¿si un cuerpo erotizado es más vulnerable a la violencia?

Palavras-chaves: Erotización, libidinización, violencia de género

Autores: Serrano, Carolina (Universidad Autónoma del Estado de México, Mexico / Mexiko)

atrás

University of Vienna | Dr.-Karl-Lueger-Ring 1 | 1010 Vienna | T +43 1 4277 17575