Logo

4839 - Murallas corporales, murallas sociales: higiene y segregación en Puebla en el cambio hacia el siglo XX

La ciudad de Puebla vive en un tiempo donde se presenta una redifinición de los espacios, si bien la fisonomía con su trazo permenece, se constituye una geografía de preservación al construir muros de negación y de segregación. Las murallas se erigen desde dos lugares, desde el cuerpo mismo que no debe visitar el alcohol y la embriaguez y desde la mirada del otro, al cual, según su condición social, rechaza el entorno y no consiente posar sus ojos en él. Diferentes razones parecen entrecruzarse, si bien en la ciudad hay espacios que por su estrechez, oscuridad o tradición tienen vocación de “malsanos”, este destino ha sido construido desde una mirada y una temporalidad. Espacios dotados de vicio, insalubres y pobres porque la población crece y lo rumbos se habitan de manera desordenada, es el “tiempo (entonces) que se vuelve espacio.” [1] También obedece al orden, a pesar del trazo correcto de la ciudad y sus usos recorridos, no se salva de construir una tercera realidad que no tiene que ver con la geometría y la cuadrícula perfecta, sino con las sinuosas curvas de lo malsano, expresadas de manera temprana en una ciudad que presume de ser trazada por los ángeles.

--------------------------------------------------------------------------------

[1] Slavoj Zizek, Living in the End Times, Verso, London. New York, 2010, p. 245.

Palabras claves: segregación, higiene, ciudad, Puebla

Autores: Estrada Urroz, Rosalina (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Mexico / Mexiko)

atrás

University of Vienna | Dr.-Karl-Lueger-Ring 1 | 1010 Vienna | T +43 1 4277 17575