Logo

5871 - Educar en derechos humanos: inclusión de igualdad y diferencias en América Latina

Las desigualdades se incrementan cada día; al mundo actual se lo llama “la sociedad de la información”, pero millones de personas ni siquiera tienen acceso a la energía eléctrica. Lo que se quiere mostrar en esta ponencia es la necesidad de continuar con la reflexión en torno a una teoría de los derechos humanos donde se fomente a diferentes estilos de vida – siempre que respeten los derechos fundamentales – y que, simultáneamente beneficie a los hombres y mujeres que son perjudicados dentro del desigual sistema económico, social y cultural actual. Quienes están dentro del paradigma creen que los que están fuera no han entendido y hay que mostrarles su error. Señalar que los demás pueden tener razón –parafraseando a Popper–y que no hay una única visión de los derechos humanos, es lo que necesita hacerse si se busca la paz.  

Por ello se propone una educación que muestre cómo el individuo tiene la prerrogativa de acceder, en igualdad de condiciones, al acervo de su colectividad y participar en la creatividad sin restricción alguna. Cada cultura tiene una dignidad y un valor que deben ser protegidos, todas las culturas forman parte del patrimonio de la humanidad.   Analizar los procesos culturales, desde la visión de los derechos humanos, exige tener presente lo que significa el pluralismo: reconocimiento de las diferencias, tolerancia y solidaridad. Junto a esta vertiente está otra: el reconocimiento de lo intolerable, donde se necesita un proceso educativo que mantenga la memoria de los horrores , con la posibilidad de perdonar como opción personal, nunca institucional.      

Las desigualdades se incrementan cada día; al mundo actual se lo llama “la sociedad de la información”, pero millones de personas ni siquiera tienen acceso a la energía eléctrica. Lo que se quiere mostrar en esta ponencia es la necesidad de continuar con la reflexión en torno a una teoría de los derechos humanos donde se fomente a diferentes estilos de vida – siempre que respeten los derechos fundamentales – y que, simultáneamente beneficie a los hombres y mujeres que son perjudicados dentro del desigual sistema económico, social y cultural actual. Quienes están dentro del paradigma creen que los que están fuera no han entendido y hay que mostrarles su error. Señalar que los demás pueden tener razón –parafraseando a Popper–y que no hay una única visión de los derechos humanos, es lo que necesita hacerse si se busca la paz.  

Por ello se propone una educación que muestre cómo el individuo tiene la prerrogativa de acceder, en igualdad de condiciones, al acervo de su colectividad y participar en la creatividad sin restricción alguna. Cada cultura tiene una dignidad y un valor que deben ser protegidos, todas las culturas forman parte del patrimonio de la humanidad.  

Analizar los procesos culturales, desde la visión de los derechos humanos, exige tener presente lo que significa el pluralismo: reconocimiento de las diferencias, tolerancia y solidaridad. Junto a esta vertiente está otra: el reconocimiento de lo intolerable, donde se necesita un proceso educativo que mantenga la memoria de los horrores , con la posibilidad de perdonar como opción personal, nunca institucional.        

Keywords: Derechos humanos, desigualdad, educación

Author: Guerra González, María del Rosario (UAEMEX, Mexico / Mexiko)
Co-Author: Fernández-Carrión, Miguel-Héctor (Centro de Investigación Estudios Comparados de América Latina, Canpus Universitario Siglo XXI incorporada Universidad Autónoma del Estado de México, Metepec, Mexico / Mexiko)

Back

University of Vienna | Dr.-Karl-Lueger-Ring 1 | 1010 Vienna | T +43 1 4277 17575