Logo

2181 - LA EMERGENCIA DEL BRASIL COMO ACTOR GLOBAL Y LA SEGURIDAD

Algunos indicadores anuncian la emergencia de un mundo para el cual, la formalización de las relaciones internacionales a la que estábamos acostumbrados, ya no satisfaz. Como los más visibles podemos citar: el fin de la Guerra Fría y de la bipolaridad; el aumento de la interdependencia intrarregional e interregional; el creciente papel de los emergentes que, con redimensionado peso económico y político, exigen alteraciones institucionales que reflejen el nuevo orden internacional; la crisis económica de 2008 que amenaza la consistencia de la zona del euro; los fracasos político-estratégicos de la superpotencia en todos los teatros que conflagró y, también, su propia crisis económica, que la obliga a cierto isolacionismo; y el fracaso de las intervenciones unilaterales que colocaron en jaque el papel de las organizaciones internacionales. Pero sobre todo, el descrédito que se abatió sobre el arbitrario unilateralismo de los Estados Unidos, que provocó la búsqueda de procesos decisorios que ofreciesen mayor legitimidad e estabilidad a las relaciones internacionales. Lo que acabó transfiriendo mayor peso político a foros multilaterales que nuclearon grupos de países para operar en los diferentes campos donde las potencias emergentes tenian mayor ejercicio político sobre las decisiones de trascendencia global.           

Para explicar la trasformación del Brasil en actor global algunos se apoyan en la calidad de la diplomacia del Itamaraty, otros en la cultura pacífica y negociadora de su pueblo; muchos ven en el carisma de Lula la verdadera palanca de la transformación, otros mencionan las políticas sociales, medio-ambientales y energéticas como siendo la punta de lanza de la nueva política externa mas agresiva; hay quien defienda que el desarrollo, objetivo junto con la autonomía de la política externa brasileira, hoy es instrumentalizado frente a la crisis económica internacional que se abate con contra Europa. Tal vez una combinación de todas estas variables y aspectos ayude a construir una explicación satisfactoria de la proyección del Brasil en el escenario internacional como “global player”. De todas formas, esos elementos no son variables específicas de lo que se conoce como “hard power”, sino lo que se dio en llamar “soft power”, un vector cada vez mas considerados en la jerarquización de los Estados dentro de las relaciones internacionales. Nuestra hipótesis es que que la constante que balizó esa proyección continuó siendo la precaución de colocar en riesgo la afirmación de la autonomía decisoria y la soberanía de Brasil, la defensa de la no intervención en los asuntos internos de los Estados y de la resolución pacífica de los conflictos, de la multilateralidad de las negociaciones y de la multipolaridad de las relaciones de fuerzas en el ámbito de la seguridad internacional. Estos principios, defendidos en el ambiente internacional, constituyen el escenario en el cual, aquellas virtudes de “soft power”, características de la política externa brasileña, adquieren mayor relevancia en su desempeño estratégico.

Palabras claves: Consejo de Defensa Sul-americano, Comunidad regional de Defensa, Defensa Coopertiva, Arquitectura sub-regional de Defensa.

Autores: Saint-Pierre, hector Luis (Universidade Estadual Paulista (UNESP), Brazil / Brasilien)

atrás

University of Vienna | Dr.-Karl-Lueger-Ring 1 | 1010 Vienna | T +43 1 4277 17575