Logo

7846 - Recuperar el control. La reorganización del obispado de Quito en 1813

Toribio Montes, el comandante de las tropas realistas destinadas a reconquistar los territorios rebeldes de la Audiencia de Quito, debía, como nuevo presidente, reducir a la obediencia a la población y lograr la pacificación de la región. La suspensión de párrocos, supuestamente rebeldes, se inició en plena campaña militar y afectó aun al obispo quiteño, presidente de la segunda Junta desde noviembre de 1811. Después de la victoria realista, en diciembre de 1812, se abrieron los juicios contra muchos religiosos por su participación en la revuelta como representantes en ambas Juntas, como autores de los tres textos constitucionales y, en la fase final, como dirigentes de las obras defensivas y de los combates. Montes evitó la pena capital por rebeldía, optó por el destierro como castigo usual para los crímenes graves y exigió el cambio en la dirección de las órdenes y de los colegios de la capital. Todas las revueltas y sublevaciones anteriores habían demostrado que una pacificación y, por lo tanto, la administración del territorio, no era factible sin la concurrencia del clero. Por esto Montes tuvo que renunciar a una mayor persecución e iniciar, desde febrero de 1813, la reorganización del obispado mediante la reasignación de los curatos, con la ayuda del único canónigo peninsular, cercano colaborar del obispo y uno de los personajes más influyentes en el cabildo eclesiástico. El proceso culminó con el retorno del obispo, sin cuya restitución aun los párrocos pacificados negaban la obediencia a ciertas órdenes del presidente.

Keywords: Quito, independencia, control religioso y político

Author: Borchart de Moreno, Christiana (ninguno, Ecuador / Ecuador)

Back

University of Vienna | Dr.-Karl-Lueger-Ring 1 | 1010 Vienna | T +43 1 4277 17575