Logo

9871 - EL DIOS TLÁLOC Y EL LINAJE DE 13 CONEJO: LAS HIEROFANÍAS EN LA CIVILIZACIÓN DE EL TAJÍN.

Toda forma religiosa o experiencia sagrada en su modo específico es una hierofanía, es decir, objeto o ser a través del cual se manifiesta lo sagrado. En el mundo mesoamericano, las manifestaciones sacras estuvieron en acontecimientos y fenómenos relativos a los dioses, al gobernante y las expresiones naturales como la lluvia y los relámpagos, entre otros. Este escrito profundiza en las distintas revelaciones del dios Tláloc y la toma de sus atributos por parte de los gobernantes de la civilización de El Tajín, en el transcurso del horizonte Clásico (ca.350-1100dC.), a partir de la siguiente discusión: ¿Qué significado tuvo el culto al dios Tláloc? ¿Por qué se deifican los gobernantes?

La colección está integrada por diez obras escultóricas, la cuales serán analizadas desde las metodologías de la historia del arte y la ciencia de las religiones. Se llevará a cabo un análisis iconológico donde se interpretaran las imágenes y escenas, y se estudiará la obra como expresión simbólica religiosa.

Se hace culto a la imagen del dios Tláloc porque se considera como el hacedor del orden cósmico, dios celeste y telúrico que es venerado paralelamente como un dios de la fertilidad y de la tierra. Los gobernantes toman sus atributos ya que representa una forma de mandar en nombre de un dios, concentrando todo el poder político y religioso. De esta manera, los regentes podían pedir tributo en especie o seres humanos, para realizar las diversas actividades que se vinculan con el ritual y los sacrificios.

Palavras-chaves: Tláloc, hierofanías, culto, deificación, El Tajín.

Autores: Sittón Moreno, Mair Augusto (Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM., Mexico / Mexiko)

atrás

University of Vienna | Dr.-Karl-Lueger-Ring 1 | 1010 Vienna | T +43 1 4277 17575