Logo

6780 - Donde vive la memoria.

Este trabajo se ocupa de cómo los movimientos religiosos producen modos de significación colectiva en la relación del sujeto con sus practicas cotidianas y en la constitución de la familia. El modo en que las personas inscriben la continuidad de la tradición en la cotidianeidad de la familia, en el trabajo, en la educación de sus hijos, en los espacios en la ciudad.

En este sentido se propone una mirada al movimiento focolar en Argentina e Italia, en los casos de las ciudadelas de Mariapolis y Loppiano, en el contexto de países de tradición católica para entender como se transmite la religión de los padres a los hijos en sus practicas cotidianas y cuales son los espacios institucionales de esta transmisión.

La perspectiva analítica se refiere a la religión como memoria en la reinterpretación de cada generación como un modo de continuidad entre el pasado y el presente, en la relación entre lo simbólico y sus practicas. Con los conflictos propios de cada generación en la socialización religiosa de una línea de creyentes.

La memoria entendida no solamente como transmisión de un capital simbólico sino un trabajo constante de identidad del grupo, de los limites de la fe; una continua resignificación de los lenguajes y simbolismos de comunicación según el momento histórico y social.

En la actualidad, la fragmentación, expansión y homogenización de la memoria colectiva en el pasaje de una generación a otra conlleva la posibilidad de una religión post-tradicional y así un grupo puede reconocerse como perteneciente a una línea de creyentes?

Y en dicho pasaje la herencia cultural y el capital social puede cambiar, adaptarse y hasta reinventarse?

Palabras claves: movimientos religiosos, memoria, transmisión, generación

Autores: Zaros, Agustina (Universidad de Padova , Italy / Italien)

atrás

University of Vienna | Dr.-Karl-Lueger-Ring 1 | 1010 Vienna | T +43 1 4277 17575