Logo

5268 - Etnografiar la religión: Impertinencia antropológica?

En una ocasión un chamán del Amazonas me contó que la razón de la muerte de su padre había sido el "contar cosas que no deben ser contadas" a alguien como yo, un antropólogo. 30 años mas tarde reencontré a su sobrina, a la cual había conocido cuando ella era niña. El chamán había muerto hace unos años. La razón de la muerte, me comunicó Elisa, había sido "contar cosas que no deben ser contadas".

Secretos son secretos. Es difícil guardarlos. Una curandera negra en el Pacífico colombiano me comunicó que ante la dificultad de guardar los secretos para curar y el malestar de morir con ellos, había optabo por anotarlos en un cuaderno.

Qué pasa si los investigadores escribimos sobre los secretos o cosas presenciadas que no deben ser contadas? Existe una ética que nos lleve igualmente a no comunicar los secretos religiosos?. En qué medida en el transcurso de las investigaciones los interlocutores, por medio, por ejemplo de una iniciación, nos comprometen a guardar silencio sobre ciertas prácticas religiosas? En qué medida logramos el equilibrio entre el callar y el escribir sobre nuestro trabajo?

Estas reflexiones quisiera tematizarlas a partir de algunas investigaciones, tanto sobre ceremonias y relatos de la población indígena como sobre prácticas religiosas afro-americanas.

Autores: Montoya Bonilla, Sol (Philipps-Universität de Marburg, Germany / Deutschland)

atrás

University of Vienna | Dr.-Karl-Lueger-Ring 1 | 1010 Vienna | T +43 1 4277 17575