Logo

3781 - Repensar lo rural, aproximaciones desde la Antropología

El modelo de “desarrollo hacia afuera” en los países latinoamericanos, caracterizado por la globalización de los sistemas agroalimentarios y la producción de materias primas y alimentos para el primer mundo, ha sido posible gracias a condiciones sociopolíticas que han instaurado el modelo neoliberal, modificando las estructuras agrarias y los mercados laborales. De esta manera los campesinos y pobladores rurales han pasado a formar parte de grupos asalariados en sus localidades, en las regiones dinámicas al interior de los países y en el mercado laboral internacional.

En la globalización, la producción orientada a los grandes mercados ha impulsado la especialización y los monocultivos, al mismo tiempo que ha marginado al campesino de los medios de producción, de los beneficios de la modernización, provocando así un aumento del trabajo asalariado y el empleo de actividades no agrícolas en zonas rurales. Estas consideraciones hacen que la cuestión agraria se convierta en cuestión social y deje de ser un problema estrictamente campesino como fue en el pasado.

Algunos de los más significativos efectos del ajuste estructural son la des-industrialización, el aumento del sector servicios, la desarticulación de formas de producción agrícola, la relocalización de la producción y los mercados y la flexibilización de la fuerza de trabajo que trae aparejada intensos flujos migratorios. A poner la mirada en las sociedades rurales, algunos de estos procesos han sido descritos como desagrarización del campo mexicano, una disminución paulatina y sostenida de la superficie cultivada, especialmente en la pequeña propiedad y en las tierras ejidales, transformando y, en algunos casos, desarticulando las formas históricas de organización de la producción y el trabajo rural. U na de las consecuencias de este proceso ha sido el aumento de la denominad pluriactividad campesina, de las fuentes de ingreso de las familias, en las cuales el proveniente de actividades agropecuarias es uno más y no siempre el más importante, sin embargo el salario se vuelve central, en torno al cual se organiza la vida doméstica. Estas transformaciones del mundo rural ponen de manifiesto la existencia de nuevas ruralidades, diferentes a las condiciones que en el pasado caracterizaron y describieron las regiones rurales como aquellas que se organizaban productivamente a través de actividades agropecuarias, y que socialmente concentraban a la población en unidades domésticas de producción, consumo y reproducción.

Ante estas alteraciones es inevitable repensar lo rural, por ello esta presentación tiene por objeto discutir, desde la perspectiva de la antropología, conceptos centrales para entender las ruralidades en la actualidad, en la medida que definen procesos que han cambiado las formas de vida: desagrarización, desruralización, pluriactividad y movilidad laboral.

Los procesos señalados han sido analizados con base en el caso del municipio de Natívitas, localizado en el estado de Tlaxcala, México, que durante las pasadas cuatro décadas ha transitado de sistemas agrícola históricos fuertes, donde la vida social estaba centrada en los ejidos, a un sistema de asalaramiento de la fuerza de trabajo, tanto en la agricultura de corte intensivo como en la industria que se ha instalado en zonas aledañas y en los servicios. En este proceso se han deteriorado los recursos agua y tierra, y por consiguiente, los sistemas de riego, de manera que en los últimos años es más frecuente las actividades comerciales, la informalidad y la migración hacia los Estados Unidos, tanto indocumentada como legal dentro de programas oficiales de trabajadores agrícolas estacionales. Al mismo tiem

Palabras claves: campesinos, ruralidad, globalizacón, Tlaxcala, cultura

Autores: Salas, Hernán (Universidad Nacional Autónoma de México, Mexico / Mexiko)

atrás

University of Vienna | Dr.-Karl-Lueger-Ring 1 | 1010 Vienna | T +43 1 4277 17575